Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Informes de actividades 15-58-235865 Actuación y verdad   Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, profesores de teatro, actuación profesional, dictaron en la universidad de ciencias sociales y en el Teatro Escuela Central, una conferencia

Informes de actividades 15-58-235865
Actuación y verdad


Federico Herrero y Nicolás Francisco Herrero, profesores de teatro, actuación profesional, dictaron en la universidad de ciencias sociales y en el Teatro Escuela Central, una conferencia
tema:
Actuación y verdad


De la conferencia citada conceptos contenidos en la misma, desde mi punto de vista.


La conferencia comienza con un concepto muy atractivo del director Federico Herrero:


¿El actor como puede determinar su verdad?
En todas partes: en lo que sueña, o piensa, o supone o siente en sus emociones, deseos, pequeñas acciones internas o externas, en su humor; en las entonaciones de la voz, en algún pormenor imperceptible de la producción, en los movimientos.
En otro instante de la conferencia los directores se refieren a la improvisación.
La improvisación es una práctica y una técnica de trabajo en la actuación muy extendida y utilizada por muchísimos actores desde largo tiempo atrás.
Se ha discutido sobre ella y no todos acuerdan sobre el rol que debe cumplir en el ensayo teatral o sobre la importancia que pueda tener en el marco de una metodología de preparación actor.
Algunos directores niegan rotundamente la utilidad de la improvisación y algunos la dejan librada a la privacidad del actor. Para otros es un fin en sí mismo y para los demás un medio muy provisorio que no garantiza demasiado en relación al trabajo creativo del actor.
Desde el punto de vista de Federico Herrero , la improvisación, está más orientada a la lectura del texto dramático y la elaboración de un texto espectacular a partir de aquél, de modo que su aproximación hay que ubicarla en elcampo de la dramaturgia de autor.
La propuesta de Federico Herrero tiene como base y referencia la dramaturgia de autor.
Su concepción de la actuación está atravesada por una ideología del trabajo, y no sólo el trabajo artístico sino el trabajo en general, que exige del actor un adiestramiento basado en el control y vigilancia de su cuerpo
para promover la atención, concentración y calma como formas de asegurar el mayor rendimiento.
El actor como el ideal del debe liberarse de los obstáculos que, provenientes de su vida privada, impiden su sometimiento total al papel y a la dirección. La calma creativa, uno de los pasos del método, tiende a evitar todo tipo de agitación creativa.
Un buen actor toma como punto de partida la esencia de su propia cualidad orgánica y la pone en acción; busca en cada rol antes que nada, las categorías universalmente humanas que llevan al trabajo creativo; es decir, parte de la naturaleza de lo que podría ser el sentimiento del personaje a través de acciones
físicas y solamente después los une a las circunstancias dadas del drama.
Es a través del modelo ideal que el actor tiene del personaje (en cierto modo, como en Hamlet, una fantasmatización de las circunstancias en las que ocurre el asesinato de su padre), que el actor va a ir acercándose, por intervención del director y
en su cotejo permanente con el texto dramático, que permitirá captar la precisa posición subjetiva de su personaje en la estructura del drama.
Federico Herrero elabora un sistema activo que funciona a partir de una estructura ideológica cuyo objetivo es el total sometimiento del sujeto a una filosofía del arte.
Q
ue anticipadamente lo priva de cualquier rebeldía frente al autor de la obra.

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: